Inicio


24 de Mayo Día Nacional
de la Epilepsia

Siguenos en:

Pertenecemos a:

FEDE Plataforma Voluntariado de Sevilla Cermi

Asociación Andaluza de Epilepsia


¿Qué factores pueden desencadenar una crisis?

La mayoría de las crisis ocurren de forma espontánea, en un momento en el cual no se encuentra nada que las pueda haber propiciado. No obstante, sí hay algunas circunstancias que pueden precipitar las crisis de las personas que padecen epilepsia y, por lo tanto, debemos evitarlas:

Incumplimiento del tratamiento

Falta de sueño

Ingesta de bebidas alcohólicas

Fiebre

Drogas Ilegales

Estrés

Destellos luminosos

Consejos para las personas con epilepsia fotosensible

Epilepsias reflejas

 

Incumplimiento del tratamiento


La primera causa es el abandono de la medicación o el olvido de las tomas. La medicación antiepiléptica debe tomarse de forma regular y a las horas prescritas ya que el medicamento tiene una vida media en la sangre y debe cubrir las veinticuatro horas del día. Los medicamentos se deben tomar preferentemente con las comidas para obtener una buena tolerancia gástrica y una absorción más lenta.

 

Falta de sueño


La disminución del número de horas de sueño habituales en la persona con epilepsia puede favorecer la aparición de crisis epilépticas, sobretodo en casos de Epilepsia Generalizadas Idiopáticas. No en vano, la privación de sueño se suele utilizar como mecanismo para aumentar la rentabilidad de los registros EEG.

Las crisis pueden ocurrir tras una noche sin dormir o después de un periodo prolongado sin dormir bien.

Se aconseja mantener un horario de sueño regular y suficiente para el descanso (entre 7 y 10 horas según la edad).

Si se retrasa el horario de acostarse debe igualmente retrasarse el horario de levantarse. En algunas personas el cambio de ritmo de sueño puede provocar crisis a pesar de dormir suficientes horas.

Las personas con trabajo nocturno continuado, deben acomodar el sueño a su horario laboral, procurando dormir todos los días igual número de horas y acostarse a la misma hora.

 

Ingesta de bebidas alcohólicas


El consumo de alcohol puede aumentar la frecuencia de crisis en pacientes epilépticos de tres formas diferentes:

  1. Aumentando la excitabilidad de las neuronas y, por tanto, haciendo más fácil que se den las condiciones necesarias para convulsionar. En otras palabras, el alcohol disminuye el “umbral” de excitabilidad cortical.
  2. Alterando el patrón de sueño fisiológico (que es uno de los factores desencandenantes de las crisis epilépticas más reconocidos)
  3. Interaccionando con la medicación antiepiléptica, a la que puede no dejar ejercer su función.

Esta facilitación de la ocurrencia de crisis por consumo de alcohol es mayor en algunos tipos de epilepsias, como las Epilepsias Generalizadas Idiopáticas.

Pero también es cierto que incluso en personas no epilépticas, que consumen alcohol en exceso, puede llegar a producir una crisis epiléptica, generalmente en el periodo de abstinencia.

Es posible que pequeñas cantidades de alcohol no induzcan crisis en algunas personas con epilepsia pero si pueden provocarlas en otras más susceptibles.

Por otro lado el alcohol puede potenciar el efecto sedante de algunos fármacos antiepilépticos como fenobarbital o benzodiacepinas.

Por estos motivos las personas con epilepsia deben evitar el consumo de alcohol.

 

Fiebre


La fiebre alta puede desencadenar crisis convulsivas en cualquier paciente epiléptico, pero con mayor frecuencia en niños y ancianos. Los estudios disponibles en niños destacan la presencia de un cuadro febril como desencadenante de crisis en un porcentaje de hasta el 32%, apuntando a la posibilidad de que este sea el factor desencadenante más frecuente en la población infantil.

Se debe bajar la fiebre lo antes posible, para evitarlas.

 

Drogas Ilegales


No se debe consumir drogas ilegales porque son perjudiciales para la salud, más aun en las personas con epilepsia.

La mayoría de las drogas ilegales, sobre todo aquellas estimulantes como cocaína, éxtasis, anfetaminas, heroína, etc., pueden causar crisis epilépticas en pacientes que estaban controlados o aumentar su frecuencia. También pueden inducir crisis las sustancias adulterantes que se añaden con frecuencia a dichas drogas.

Por otro lado las drogas ilegales pueden tener impredecibles y peligrosas interacciones con la medicación antiepiléptica.

 

Estrés


Las emociones intensas o los estados de estrés no causan por si solos crisis epilépticas pero pueden actuar como factores desencadenantes de crisis en las personas que padecen epilepsia, especialmente cuando se asocian a cansancio o alteración del ritmo de sueño.

Es conveniente evitar las situaciones de estrés y pueden ser utiles las técnicas de relajación.

En los periodos de estrés es muy importante evitar la falta de sueño o el olvido de una dosis de medicación.

 

Destellos luminosos


Las luces intermitentes son un desencadenante bien establecido de crisis epilépticas en un grupo concreto de epilepsias a las que se llama epilepsias fotosensibles. En la práctica, solo un 2-3 % de las personas con epilepsia fotosensible. Es más frecuente en algunos tipos de epilepsia generalizada idiopática; hasta en un 30 por ciento de las personas que padecen epilepsia mioclonica juvenil.

Esto quiere decir que sus crisis pueden ser provocadas por luces parpadeantes. Son más frecuente con destellos de una frecuencia de 5 a 30 por segundo. Pueden producirlo fenómenos naturales como el sol a través de los árboles o artificiales como las luces de las discotecas, tubos fluorescentes, pantalla de la televisión, vídeo-juegos y ordenadores; también las telas de rayas pueden provocar crisis en las personas con epilepsia fotosensible.

Estas personas con epilepsia fotosensible son fáciles de identificar a través del estudio electroencefalográfico realizado con descargas lumínicas intermitentes.

 

Consejos para las personas con epilepsia fotosensible


Televisión: Es conveniente mantenerse a cierta distancia del televisor, al menos 2 metros; mayor distancia cuanto más grande sea la pantalla.

Procure cambiar de canal con el mando a distancia; si tiene que acercarse tapese un ojo.

Vea la TV en una habitación bien iluminada y reduzca el brillo de la pantalla.

Videojuegos y ordenadores: Use ordenadores y video-juegos con pantallas protectoras y descanse algunos minutos cada 15 minutos. No use los videojuegos cansado y con falta de sueño.

Ante un estimulo luminoso inesperado la mejor protección es taparse un ojo. Cerrar los dos ojos no es útil.

 

Epilepsias reflejas


En algunas personas se identifican otros factores que de forma constante provocan una crisis inmediata (un sobresalto, una canción, la visión de patrón visual geométrico,…). Todos estos casos constituyen el grupo de epilepsias reflejas que son raras.

Medicamentos para otras enfermedades. Algunos fármacos son capaces de disminuir el umbral de excitabilidad cortical y, por tanto, favorecer la aparición de crisis epilépticas. Entre ellos citaremos como más frecuentes determinados antibióticos del grupo de los Betalactámicos y Cefalosporinas, algunos antidepresivos y antipsicóticos y algunos otros fármacos de uso relativamente frecuente entre los que se encuentra la Aminofilina o la Ciclosporina.

El mecanismo por el que estos fármacos pueden ejercer su efecto proconvulsivante es variado, incluyendo una acción de excitabilidad directa sobre la membrana neuronal y también por interacción con los Fármacos Antiepilépticos.

Es importante que cualquier médico que atienda a una persona con epilepsia lo sepa antes de prescribirle un tratamiento. Si necesita tomar un fármaco que aumenta el riesgo de crisis debe consultar a su neurólogo.

Una correcta medicación y una vida estable y saludable disminuyen el riesgo de crisis en las personas con epilepsia.

Si quieres ampliar conocimientos, en nuestra sección PUBLICACIONES podrás encontrar:
- GUÍA ÁPICE de EPILEPSIA (96 pag)

 

 

Ápice (Asociación Andaluza de Epilepsia)
Sede C/ Rute 3 y 4
CP 41006 Sevilla, España
Tlf: 900 83 16 42 / 955 15 55 66 email: apice@apiceepilepsia.org