24 de Mayo Día Nacional
de la Epilepsia

Siguenos en:

Asociación Andaluza de Epilepsia


Plan Voluntariado Ápice

 

 

Introducción

El voluntariado se define en el artículo 3 de la Ley estatal del voluntariado como: "... el conjunto de actividades de interés general, desarrolladas por personas físicas, siempre que las mismas no se realicen en virtud de una relación laboral, funcionarial, mercantil o cualquier otra retribuida y reúna los siguientes requisitos:

 

  • Que tengan carácter altruista y solidario.
  • Que su realización sea libre, sin que tengan su causa en una obligación personal o deber jurídico.
  • Que se lleven a cabo sin contraprestación económica, sin perjuicio del derecho al reembolso de los gastos que el desempeño de la actividad voluntaria ocasione.
  • Que se desarrollen a través de organizaciones privadas o públicas y con arreglo a programas o proyectos concretos.
  • Quedan excluidas las actuaciones voluntarias aisladas, esporádicas o prestadas al margen de organizaciones públicas o privadas sin ánimo de lucro, ejecutadas por razones familiares, de amistad o buena vecindad.
  • La actividad de voluntariado no podrá en ningún caso sustituir al trabajo retribuido."
  • Existen un gran número de definiciones acerca de lo que es un/a voluntario/a pero todas ellas tienen puntos clave comunes. Así, una persona voluntaria sería aquella que actúa con libertad, con responsabilidad, sin remuneración económica, en una acción realizada en beneficio de la comunidad, que obedece a un programa de acción. Es una actividad solidaria y social que proviene de un proceso de sensibilización y concienciación, respeta plenamente a la persona o personas a quienes dirige su actividad, se lleva a cabo de forma aislada o en un grupo y tiende a erradicar y no solo a paliar las causas de la necesidad. Ser voluntaria/o significa construir un mundo más habitable y asumir un compromiso transformador.

    Aunque el voluntariado nace de una opción libre y personal (de lo contrario no hay actividad voluntaria) esta liberalidad no está exenta de un cierto grado de obligatoriedad nacida de la vinculación de la persona con una comunidad humana.

    La acción voluntaria está motivada principalmente por razones ideológicas o éticas, aunque también coexisten muchas veces las razones de tipo personal donde, además de sentirse socialmente útiles, las personas buscan conocer y vivir nuevas experiencias, formarse, desarrollarse, relacionarse y trabajar con gente con la que comparten intereses comunes. Se dice que ser voluntaria/o significa DAR (tiempo, recursos, trabajo, etc.) pero también RECIBIR (satisfacción, aprendizajes, experiencia, relaciones humanas, etc.).

    Para Ápice, el voluntariado se entiendo como una herramienta más a la hora de poder llevar a cabo las acciones de la entidad. Cuando surja una necesidad en la organización que requiera de una o más personas para llevarla a cabo, se definirá el puesto a cubrir, sus funciones y responsabilidades, horario de trabajo estimado, perfil necesario de la persona... y la junta directiva analizará y decidirá si oferta esa plaza como voluntariado o como puesto remunerado, teniendo siempre presente lo que marca la Ley de Voluntariado y la misión de la organización.

    Hoy en día, el voluntariado de Ápice se centra mayoritariamente en la participación en actividades de ocio y tiempo libre en grupo, actividades que por su alto número de participantes, requieren de un apoyo de monitores para que queden cubiertas las necesidades de los participantes.

    El tiempo que a un voluntario se le pide que dedique a la entidad es muy flexible, ya que las actividades de ocio y tiempo libre se desarrollan en su mayoría cada dos fines de semana, excepto las vacaciones de verano que durarán 10 días del mes de Julio. Un voluntario de Ápice podrá participar de todas o de alguna de esas actividades, según sea su preferencia y la necesidad de la entidad.

    Existe una persona Responsable del Voluntariado, y a la vez del Área de Ocio y Tiempo Libre, la cual estará vinculada directamente con la junta directiva de la entidad, será referente para todo lo relacionado con el voluntariado, y se encargaran de la puesta en marcha y gestión de este plan de voluntariado. También se encargara de la información al voluntariado sobre las actividades y de la organización de ellas.

     

    Gestión del voluntariado

    Se realiza en 4 Fases: Captación, Acogida, Acompañamiento y Despedida.

    a. CAPTACIÓN

    La entidad tiene varias maneras de captación de voluntarios:

     

  • Socios: algunos socios de la asociación que se encuentran en buen estado de salud y cognitivo, colaboran en ayudar a otros socios que lo necesitan más que ellos. Así, estos socios-colaboradores, participan en actividades de la entidad algunas veces como usuarios, y otras veces como voluntarios.
  • Familiares y amigos de afectados: son personas muy sensibilizadas en el tema de la epilepsia y conocen de cerca los problemas que esta conlleva. Resultan voluntarios muy válidos y comprometidos, por la implicación personal que les une a la entidad.
  • Conocidos de otros voluntarios: amigos de otros voluntarios que por el boca a boca se van interesando también por las actividades de la asociación y deciden participar también.
  • Personas ajenas: con ayuda de la Plataforma de Voluntariado Social de Sevilla, y de la participación en varios Congresos y Jornadas de Voluntariado durante el año, llegan a la asociación personas que se interesan por nuestras actividades de voluntariado, que no tienen ninguna implicación personal con la entidad. Son los que cuesta más mantener, pero una vez que se comprometen, son voluntarios muy válidos y activos.
  • b. ACOGIDA

    A partir del momento en que una persona se interesa en ser voluntario, se pone en marcha un proceso que comienza con una entrevista personal con la Responsable de Voluntariado, que le informará a grandes rasgos sobre lo que significa ser voluntario en Ápice y las tareas que tendrá que llevar a cabo. A continuación se inscribirá en un curso de voluntariado de 8 horas lectivas, que se imparte en la asociación cuyo programa se dividirá en cinco bloques:

    Bloque I, impartido por un neurólogo/a:

  • Tratamiento, pronóstico y prevención.
  • Actitud ante una crisis.
  • Efectos de la medicación.
  • La vida diaria de la persona con epilepsia lo largo de la historia.
  • La epilepsia en la actualidad.
  • Bloque 2, impartido por el psicólogo

  • Psicología y epilepsia.
  • Epilepsia y familia.
  • Sociedad y epilepsia.
  • Bloque 3, impartido por la pedagoga

  • La escolarización del epiléptico.
  • Rendimiento escolar del epiléptico.
  • Desarrollo social.
  • Las crisis en la escuela.
  • Bloque 4, impartido por la trabajadora social

  • Servicios Sociales Comunitarios.
  • Formación y empleo del epiléptico.
  • Beneficios sociales de los minusválidos.
  • Bloque 5, impartido por responsable de voluntariado y un voluntario veterano

  • ¿Qué espera Ápice de sus voluntarios?
  • Testimonio de un voluntario: ¿Qué esperabas conseguir y qué has conseguido?
  • Tras el curso, los aspirantes a voluntarios rellenarán unos cuestionarios de evaluación y de calidad sobre dicho curso. Las personas que lo finalicen satisfactoriamente acudirán a una actividad de tiempo libre con el grupo para así comprobar su aptitud como voluntario para personas con epilepsia.

    La selección de los voluntarios que desean trabajar en la Entidad es imprescindible pues no basta con una buena voluntad, sino que es necesaria una capacidad mínima para realizar las labores que la Entidad precisa. No se trata de sólo aceptar profesionales con amplia experiencia, pero tampoco de dar entrada a personas que puedan dificultar nuestra tarea o incluso perjudicar las labores de la Entidad.

    Suele ser bastante común la idea de que los voluntarios, por el hecho de no recibir una compensación económica a cambio, disfrutan de todos los derechos pero no tienen ningún deber. Sin embargo, las personas que de forma desinteresada trabajan en una Asociación están obteniendo la satisfacción de la labor que realizan y, por tanto, la Asociación no tendrá mayor obligación con ellos que la de asegurar que su trabajo se desarrolla en buenas condiciones y su capacidad de influir en las decisiones de la Entidad.

    Es decir, un voluntario no es una persona sacrificada que lo aporta todo sin recibir nada a cambio, sino alguien que ha optado por realizar una serie de labores de forma voluntaria, porque eso le satisface personalmente potenciando su crecimiento personal al dedicarse a una tarea colectiva en beneficio de la Comunidad, y/o porque busca una experiencia que le facilite encontrar trabajo, o por cualquier otro motivo.

    Una vez decidido por ambas partes su incorporación como voluntario de la entidad, firmará un contrato de voluntario y se le dará de alta en el seguro de voluntarios de la asociación.

    c. ACOMPAÑAMIENTO DEL VOLUNTARIO

    La entidad cuenta con una base de datos de los voluntarios con los que cuenta y cada vez que se organiza una actividad, la responsable del voluntariado informa a todos ellos de dicha actividad y de las personas que se necesitan. Cada voluntario decide si quiere o puede participar y así se van cubriendo las necesidades de cada una de las actividades.

    Se mantiene un contacto fluido y continuo entre los voluntarios y la responsable vía email o telefónica, y todos juntos celebran una reunión trimestral en la sede de la asociación donde se les informa del programa que tiene la entidad preparado para ese trimestre y se ponen en común experiencias e ideas que los voluntarios proponen. Así, haciéndoles partícipes de la toma de decisiones de la asociación, los voluntarios se sienten más implicados y comprometidos.

    Tanto los voluntarios como la entidad, se compromete a que se cumplan los derechos y deberes de los voluntarios, que son los siguientes:

    Derechos de los Voluntarios

  • Recibir la información, formación, orientación, apoyo y, en su caso, medios materiales necesarios para el ejercicio de las funciones que se les asignen.
  • Ser tratados sin discriminación, respetando su libertad, dignidad, intimidad y creencias.
  • Participar activamente en la organización en que se inserten, colaborando en la elaboración, diseño, ejecución y evaluación de los programas, de acuerdo con sus estatutos o normas de aplicación.
  • Ser asegurados contra los riesgos de accidente y enfermedad derivados directamente del ejercicio de la actividad voluntaria, con las características y por los capitales asegurados que se establezcan reglamentariamente.
  • Ser reembolsados por los gastos realizados en el desempeño de sus actividades.
  • Disponer de una acreditación identificativa de su condición de voluntario.
  • Realizar su actividad en las debidas condiciones de seguridad e higiene en función de la naturaleza y características de aquélla.
  • Obtener el respeto y reconocimiento por el valor social de su contribución.
  • Deberes de los Voluntarios

  • Cumplir los compromisos adquiridos, respetando los fines y la normativa.
  • Guardar confidencialidad de la información.
  • Rechazar cualquier contraprestación material que pudieran recibir bien del beneficiario o de otras personas relacionadas con su acción.
  • Respetar los derechos de los beneficiarios de su actividad voluntaria.
  • Actuar de forma diligente y solidaria.
  • Participar en las tareas formativas previstas por la organización.
  • Seguir las instrucciones adecuadas a los fines que se impartan en el desarrollo de las actividades encomendadas.
  • Utilizar debidamente la acreditación y distintivos de la organización.
  • Respetar y cuidar los recursos materiales que pongan a su disposición la organización.
  • d. DESPEDIDA DEL VOLUNTARIO

    La duración de la actividad voluntaria no está obligada a ser de una determinada forma. Existen muchos factores que hacen que la relación del voluntario con la entidad finalice:

  • Pérdida del interés por parte del voluntario.
  • Falta de tiempo libre por parte del voluntario.
  • Falta grave por parte del voluntario que haga que la entidad considere a esa persona no válida.
  • Y en general el incumplimiento por alguna de las dos partes de los derechos y deberes del voluntario.
  • En el caso de que se dé alguno de los supuestos anteriores, se firmará una rescisión del contrato de voluntariado y se dará por finalizada la relación de la entidad con el voluntario en cuestión, quedando siempre agradecida la entidad por su labor acometida durante el tiempo que ha pertenecido a ella.

    Siempre que el motivo de la marcha de un voluntario no sea por una falta grave cometida por este, cualquier persona tiene las puertas abiertas de la asociación para volver a ser voluntario en el momento en el que quiera o pueda hacerlo.

     

     

     

    Ápice (Asociación Andaluza de Epilepsia)
    Sede C/ Rute 3 y 4
    CP 41006 Sevilla, España
    Tlf: 955 15 55 66 email: apice@apiceepilepsia.org